Planificación Estratégica Eclesiástica

Un error común que cometen muchos líderes es el de suponerse que planes y estrategias de largo plazo  demuestran una carencia de fe y de dependencia en la dirección del Espíritu Santo.  Al contrario, la planeación demuestra diligencia de parte del  liderazgo (Romanos 12:8) y son “Los planes del diligente…”  los que “…seguramente llevan al éxito.” (Proverbios 21:5).   La planificación estratégica puede ser tan inspirada y dirigida por el Espíritu Santo como la guía que Él nos da día a día.

El planear estratégicamente tiene muchas ventajas.  Primeramente, un plan estratégico ayuda a aclarar el llamado que Dios quiere completar a través de un ministerio.  Además provee un entendimiento de lo que se requerirá para realizar la visión inspirada por Dios y también ayuda a enfocar la energía del equipo en el logro necesario. 

Asimismo, sirve como un instrumento de comunicación para compartir con el prójimo la visión y el plan dados por Dios.  Por lo tanto, hay menos desvíos y más trabajo efectivo y eficaz.

Bastantes líderes no han sido entrenados en la planificación estratégica y, por lo tanto, les intimida  esta tarea.  Sin embargo, el planear estratégicamente es fácil de entenderse y se puede llevar a cabo de una manera que sea Bíblicamente estable asimismo que inspirada por el Espíritu Santo.  La estrategia de planear para un ministerio, departamento, campo local o Unión  es similar a la planeación necesaria para edificar un santuario nuevo.  El proceso incluye imaginarse el futuro (el propósito de Dios para el ministerio) y  desarrollar etapas para alcanzar la meta.

Considere los siguientes pasos claves para preparar un plan estratégico.  Puede que estas claves se conviertan en otro instrumento que Dios use en su ministerio para cumplir Sus propósitos.

Planificación Estratégica


Comments