El Ministerio de Necesidades Especiales facilita y coordina el apoyo y la inclusión para las personas que tienen
necesidades especiales, y también a las personas que cuidan de ellas. Es un ministerio mundial de la Iglesia Adventista del 7 Día, que abarca el ministerio por y para las personas con discapacidad auditiva, motriz, visual y mental. Pero también a aquellos con problemas de bienestar emocional y huérfanos.

¿Cuándo nace?

En el congreso de la Asociación General de 1995, realizado en Holanda, se propuso la creación de un ministerio en favor de las personas con discapacidad, y la propuesta fue aprobada y votada.
Pero, sobre todo tiene su origen en el mandato divino de amarnos los unos a los otros: "Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros. ”- Juan 13: 34 y 35. (NVI)

Declaración de Misión de Ministerio de Necesidades Especiales

“Los Ministerios para Necesidades Especiales buscan inspirar, equipar y movilizar a aquellos que tienen capacidades diferentes para servir a Dios y a la comunidad como se expresa en la declaración de la misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.”
El Ministerio de Necesidades Especiales es parte del privilegio que tenemos de participar en el amor que Cristo ha mostrado a la humanidad. Existe para enseñar y proclamar el evangelio de Jesucristo a las personas con necesidades especiales.
La motivación está en que todos tenemos habilidades, somos necesarios y atesorados. Esto sugiere claramente que el principio de inclusión, incluye recibir y compartir los beneficios de participar en la misión de Dios para su iglesia. 
Para el buen logro de esto, el Ministerio de Necesidades Especiales no está solo, si no que se apoya y trabaja con cada ministerio y departamento de la iglesia. En ese sentido el Ministerio de Necesidades Especiales es un aparato que bombea inclusión para cada brazo de la obra adventista. 
Para lo cual, es importante conseguir que los conceptos de aceptación e inclusión, reemplacen a los viejos paradigmas sobre las discapacidades, hecho que representa uno de los grandes desafíos para el Ministerio de Necesidades Especiales y la iglesia. La promoción de accesibilidad, inclusión, valoración y aceptación deben llegar a ser parte inherente del pensamiento adventista. 
Finalmente, el Ministerio de Necesidades Especiales obedece al llamado santo la Gran Comisión “Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura” (Marcos 16:5, NVI), de predicar y llevar salvación a todos. Y por supuesto, esto incluye a las minorías olvidadas e ignoradas. 
Como aquellos amigos que ignorando los obstáculos, introdujeron al hombre postrado en un lecho desde el techo (Marcos 2:1-5), como ese desmedido deseo de bienestar para su prójimo, así es el carácter del Ministerio de Necesidades Especiales.

Comments