La Mochila que Habla Sola es un programa de impacto misionero que brindará la oportunidad a cada niño y joven involucrado, a usar el medio más efectivo de evangelización basado en un crecimiento espiritual y moral personal como medio seguro de testificación, usando una modalidad que atraerá a niños y jóvenes a seguir las prácticas características de Cristo Jesús.

El material que aquí se presenta servirá de guía, y tiene todos los elementos necesarios para que se logren cambios sólidos en el carácter de los que participen y un interés genuino en el discipulado cristiano. El plan está elaborado para un año, con presentaciones mensuales y un plan de seguimiento. Esta iniciativa va mano a mano con el lema interamericano “¡Señor, transfórmame!” y así también el lema mundial “Cada miembro involucrado”.

Esta es una iniciativa que ha nacido con oración, y esperamos que, de igual manera, su implementación se inicie y se siga con oración, para que la semilla caiga en la buena mente del que recibe al igual que en la que imparte, y rinda el fruto deseado, de acuerdo a Mateo 13: 3 y 23 donde leemos – “He aquí, el sembrador salió a sembrar… Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno”.