Ministerios de la Mujer

Quienes Somos

El Departamento “Ministerios de la Mujer” ha sido creado por la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día con el elevado propósito de apoyar, animar, orientar y estimular a todas las mujeres  adventistas en el cumplimiento de su divina misión como discípulas del Señor Jesucristo y miembros de iglesia en todo el mundo.

Nuestra misión es, en el más amplio sentido, la que es común a todos los cristianos: Enaltecer a Cristo en la familia, en la iglesia, en la comunidad y en el mundo. De forma más específica, somos llamadas para:

Reconocer a la mujer como persona de inestimable valor porque ella fue creada y redimida por Jesucristo.

Ayudar a la mujer a profundizar su fe, y a experimentar  el crecimiento y la renovación espiritual.
Crear un vínculo, entre todas las mujeres de la iglesia mundial, para fomentar relaciones de amistad y apoyo mutuo así como la transmisión de ideas e informaciones.

Orientar a la joven mujer adventista, potenciando su desarrollo y creando medios para que ellas alcancen el máximo de su realización en Cristo.

Contemplar los intereses de las mujeres en un contexto multicultural y multiétnico.
Relacionar las perspectivas particulares de las mujeres con los problemas que afronta en la actualidad, la Iglesia en todo el mundo.

Nov08_Butterflies

Descubrir medios de expansión para un dinámico servicio cristiano femenino.

Invitar a cada mujer adventista para que,  haciendo uso de los talentos que le han sido otorgados, complemente los  dados a otras mujeres y hombres, de forma que todos juntos, trabajemos en los objetivos de la Misión Global de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Proyectos.

La seguridad del cuidado que Dios tiene de nosotros, la constancia de su gran amor, un amor que se manifiesta en todo su esplendor al mirar a la cruz del Calvario, donde fuimos redimidos, nos ha de mover hacia un reconocimiento que se exprese en acción. Acción responsable y comprometida, ofreciendo a Cristo nuestras facultades, las que sean, pocas o muchas, pero precedidas por un sincero “Señor, heme aquí…”

A nuestro alrededor, sin tener que alejarnos demasiado, hay personas por las que Cristo murió, que sufren y mueren mientras nosotros callamos errando así nuestra vocación de discípulos.

El Señor aún espera de nosotros que le honremos llevando fruto. Que revelemos los principios de su reino, su amor y los rasgos de su carácter a los miles y millones de hombres y mujeres que lo necesitan sin ser conscientes de ello.

La Palabra de Dios nos enseña que por pequeño o grande que sea nuestro trabajo seamos: “en el cuidado no perezosos; ardientes en espíritu, sirviendo al Señor”.  Nos anima diciendo: “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas”, “sabiendo que del Señor recibiréis la compensación de la herencia: porque a Cristo el Señor servís”

Nuestro único propósito es siempre: “Servir”. Servir a Dios en primer lugar atendiendo su recomendación de ir por todo el mundo proclamando el evangelio a toda criatura de la tierra. Y hacerlo al estilo de Jesús, atendiendo las necesidades específicas de cada ser humano en sus distintas dimensiones (espiritual, emocional, física y social); y en el caso del ministerio que nos ocupa, realizando concretamente un trabajo de mujer a mujer.

Así pues, y teniendo en cuenta el ideario expresado, el Ministerio de la Mujer trabaja a través de un programa de cursos, seminarios, tertulias y otras actividades circunscritas en las áreas mencionadas y que conforman el proyecto de ayuda que deseamos brindar.

Objetivos

Qué es y Qué no es el Ministerio de la Mujer

Su creación no es reciente. Desde 1898 S.M.I. Henry, directora de Temperancia de la Asociación Generadle la Iglesia Adventista del Séptimo Día, organizó el Departamento de Ministerios de la Mujer con el directo apoyo de E. G. White. Su prematura muerte frenó aquel proyecto. En 1990 se reinició nuevamente el trabajo de Ministerios de la Mujer en la Asociación General, hasta llegar a su definitiva organización como departamento, en ocasión de la sesión administrativa de Utrech, en 1995.

  • No es el foro donde la mujer haya de expresar su protesta,  sea o no justificada.
  • No es el medio donde reivindicar derechos de igualdad. Su filosofía no contempla los aspectos de corte machista o feminista.
  • No es un programa de entretenimiento, no estimula la pérdida de tiempo, ni se presta a la promoción personal.
  • No es el trampolín para la consagración de las mujeres al ministerio pastoral.

El Departamento de Ministerios de la Mujer no es selectivo, se dirige a todo tipo de miembros sin que medie ninguna forma de exclusión.

Ministerios de la Mujer tiene como objetivo responder a las necesidades espirituales, emocionales, físicas y sociales de cada mujer. En consecuencia:

  • Anima a cada mujer a orientar sus dones al servicio de su familia, la iglesia y la sociedad.
  • Defiende y auxilia a las mujeres víctimas de la violencia.
  • Trabaja en favor de las mujeres solteras, divorciadas y viudas.
  • Ayuda a las jóvenes, que deseen ejercer un ministerio cristiano, a través de un programa de becas.
  • Anima a las mujeres a que colaboren en todos los departamentos de la Iglesia, en su comunidad y en su hogar.
  • Sostiene la fe de las jóvenes que creen en Jesucristo.
  • Reconoce a las mujeres como depositarias de numerosos dones espirituales, y coopera en su reconocimiento y posterior práctica al servicio de Dios.

El desafío

Considerando que las mujeres ejercen una gran influencia en la iglesia y su crecimiento y representan  la mayoría de nuestra feligresía.

Se les invita

  • A la oración y el estímulo
  • A desarrollar un ministerio de la mujer activo, práctico y actual.
  • A poner sus talentos al  servicio de la iglesia
  • A apoyar y sostener los proyectos de la misma.

Ejercemos y desarrollamos programas

  • Día internacional de la oración
  • Día de Ministerios de la Mujer
  • Día Internacional para la prevención del Abuso y los Malos Tratos
  • Asistencia a víctimas de agresiones
  • Programas de formación de líderes
  • Programas de alfabetización
  • Programas de recuperación espiritual.
  • Programas de formación religiosa.
  • Programas de nutrición y salud
  • Proyectos de Misión Global
  • Retiros espirituales
  • Cadenas de oración
  • Grupos de oración
  • Grupos de estudios bíblicos
  • Hospitalidad, amistad
  • Becas de estudios
  • Seminarios de formación